«¿Para qué me va a servir esto?», dijo en algún momento de su vida todo estudiante, refiriéndose a una materia o algún tema en particular. Tanto el creyente como el estudiante de teología no están exentos de este sentimiento. No todos los temas son igual de atractivos para todos y no todos disfrutan memorizar fechas, eventos importantes y personajes principales. Sin embargo, estudiar la historia de la Iglesia es importante para el creyente en general y el estudiante de teología en particular.

¿Por qué estudiar la historia de la Iglesia?[1]

  1. Muchas veces se desconoce la historia de la Iglesia. Conocerla hará que se entienda mejor muchas cosas de práxis y doctrina, entre otras.
  2. Dios ha estado obrando a través de la historia. La historia es un testimonio de la providencia soberana de Dios. Sin embargo, hay que tener claro que la autoridad no la tiene la historia ni la tradición. La autoridad suprema es la palabra de Dios. La historia es un testimonio latente de lo que Él ha hecho a través de ella.
  3. Cristo dijo que Él edificaría su Iglesia (Mt. 16:18). Estudiar la historia es ver cómo la promesa se desarrolla.
  4. La historia de la Iglesia es la historia del creyente como miembro de su cuerpo. Cada creyente es parte. Por eso se debe estudiar.
  5. La verdad se ha conservado y transmitido a través de la historia (Jn. 15:26). Jesucristo encargó a los apóstoles de ese testimonio, ellos a sus discípulos, y ellos a todos los que no fueron testigos oculares (1 P. 1:8).
  6. Así como el creyente es alentado por la historia de la verdad, es también advertido por la historia del error. En el primer concilio (Hch. 10) se hizo defensa en contra del legalismo. A pesar de esto, hay grupos que siguen manteniendo esto (por ejemplo, los Adventistas). Siguen la ley a pesar que eso ya había sido descartado y condenado. La nueva era, los mormones o el gnosticismo fueron confrontados en su momento. Si no se estudia estas cosas, se corre el riesgo de volver a caer en el mismo error.
  7. Hay mucho que aprender de aquellos que caminaron con Dios (cf. He. 11).
  8. Hay mucho que aprender de aquellos que fallaron en varios puntos (2 Co. 10:6). Incluso Calvino en su momento defendió tanto el bautismo de infantes que estuvo de acuerdo en que alguien muriera por practicar lo contrario.
  9. Ser un apologista fiel incluye a menudo ser un buen historiador. Es importante poder defender las enseñanzas bíblicas del error.
  10. La historia ayuda a los pastores de este siglo a tener una perspectiva correcta sobre su lugar en estos tiempos de la Iglesia.

Una breve advertencia

La historia de la Iglesia son eventos que sucedieron en un momento específico. Por eso se cuenta con documentos de donde se obtiene la información de esos sucesos. Es importante que se investigue a profundidad y no apresurarse a hacer conclusiones apuradas y sin suficiente fundamento. Se debe tener cuidado porque puede haber algún tipo de sesgo en el autor al describir el evento histórico. Por eso es importante darle peso a los documentos que se consultan. Eso es hacer historia. Se debe hacer un estudio cuidadoso de los documentos disponibles e interpretarlos objetivamente. A diferencia de la Escritura, no podemos confiar plenamente en libros meramente históricos y tomar como dogma todo lo que se detalla. Hay que leer cada uno de ellos con sobriedad y tratar de entender lo que pasó porque cada autor relata según su perspectiva, su fuente o sus presuposiciones. También, hay un elemento filosófico a menudo, ya que algunos son pesimistas y otros optimistas. Finalmente, en ocasiones hay enfoques o elementos artísticos ya que se trata de presentar la historia de manera que no sea aburrida. Es vital tener presente todo esto a la hora de recopilar datos históricos.


Aplica a la MMB


Algunos usos prácticos

Las ilustraciones de personajes, temas o situaciones de la historia pueden ser de gran ayuda para el predicador. Son una herramienta valiosa porque no pasan de moda. Probablemente tendrán más utilidad y relación con el tema expuesto que otro tipo de ilustración. Los comentarios hechos por hombres históricos también son útiles a la hora de predicar por la misma razón que las ilustraciones. Se puede usar alguna cita en el sermón que servirá para ampliar o aclarar el punto que se está haciendo. La historia de la doctrina, por su parte, es útil para verificar que lo que se dice es verdad —entendiendo que la historia no tiene autoridad en sí misma sino sólo la palabra de Dios—. Esto salvaguardará al predicador de que sus descubrimientos exegéticos se mantienen dentro de la ortodoxia.

La apologética por su lado, se sirve también de la historia porque brinda herramientas para defender fácilmente en contra de ataques, cultos y demás que ya han surgido con anterioridad muy probablemente. Sin embargo, no se debe olvidar que la única fuente inerrante, infalible, suficiente y poderosa de verdad es la palabra de Dios. No hay otra fuente o norma suprema por encima de ella. Su palabra debe ser nuestro estándar de medición.

Reflexiones finales

Al estudiar la historia de la Iglesia el creyente aprenderá de lo que los padres de la Iglesia hicieron y podrá valorarlos más. Son hombres que lucharon y evitaron muchas veces que el nombre del Señor fuera vituperado. Es sorprendente constatar cómo defendían la verdad a costa de sus propias vidas. Muchas veces el creyente se encuentra muy cómodo y no está dispuesto a dar la milla extra, mucho menos sacrificar su vida.

Es invaluable leer los escritos de estos hombres y aprender acerca de sus vidas por medio de biografías y distintos relatos. Es reconfortante saber que el creyente no está solo y que antes vivieron cientos de hombres valientes. Poco a poco los errores entraban en la iglesia, fracturando el cuerpo de Cristo; sin embargo, Dios siempre se guarda un remanente fiel y cumple sus propósitos. Es de mucho ánimo contemplar la providencia de Dios en la vida y hechos de cada uno de estos personajes.

El reto es seguir aprendiendo y disfrutarlo en el proceso. Es importante «tomar nota» a fin de no cometer los errores que otros cometieron. Si el creyente hace esto, aprenderá a ser más sabio.


[1] Este listado está adaptado del material de clase de Teología Histórica I de The Master’s Seminary.